Anuncio
Anuncio
Anuncio


El repudio a Enrique Peña Nieto y al PRI se ha intensificado como se refleja en redes sociales. 

El Presidente y su partido son sinónimos de corrupción, compadrazgos, mal gobierno, autoritarismo, destrucción de la economía, mayor empobrecimiento de los mexicanos… y muchos más aspectos negativos.




Hay un persistente llamado a no apoyar  al PRI  ni a su satélite el “Verde”, en las elecciones presidenciales de 2018. El hashting #QuítaleElCongresoAPeña circula profusamente en internet.

Legisladores opositores de izquierda y de derecha han llamado a Peña Nieto a detallar todas sus propiedades, argumentando que el mandatario ha  socavado sus propios esfuerzos para combatir la corrupción.

Y mientras  continúa el hallazgo de abusos de poder (como la “compra” de la Casa Blanca y otras mansiones del Grupo Higa), la sociedad resiente los derroches de los Atracomulcas, los barbajanes que con Peña Nieto a la cabeza saquean al país.




Recién, la periodista Carmen Aristegui, reveló que en lo que va del sexenio la deuda pública creció $1 billón 811 mil millones, equivalente a un aumento de 34%, según los últimos informes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En medio de ese desbarajuste financiero, el PRI gastó una colosal millonada en la compra de votos como estrategia para ganar el pasado 7 de junio. Dada la pérdida del poder adquisitivo debida al régimen priista, el partido  aumentó la tarifa por  voto de 500 que pagó en 2012 a 600 pesos.

Lo anterior lo exhibe con descomunal descaro el líder nacional del PRI, “doctor” César Camacho Quiroz, en una carta que firma y que tiene fecha del 26 de mayo.

En la medición del desempeño del gobierno de Peña de los últimos 12 meses en seguridad pública el 69 por ciento percibe que ha empeorado. En la evaluación del Gabinete presidencial es evidente el deterioro que los encuestados perciben, menciono sólo algunos: a Aurelio Nuño, Secretario de Educación lo califican con un 3.5, a Arely Gómez de la Función Pública le otorgan un 2.8, a Luis Enrique Miranda de SEDESOL un 2.7, a Rosario Robles de SEDATU 3.1, así que de 21 funcionarios, sólo el de Marina alcanza un 5.8, la mayoría no logran el 4 (REFORMA), usted dirá, nos gobierna un equipo de reprobados e incompetentes, de manera  que en el extranjero tienen bastante claridad en cuanto a lo que ocurre en México y aunque el gobierno crea lo contrario, en es país también la percepción es clara, este gobierno no la hace.

Ya lo hemos subrayado incontablemente en este espacio, este gobierno mueve a México, pero en reversa y la inseguridad pública, la corrupción, el incremento de la pobreza, de la mala educación, el retroceso en el sistema de salud no son situaciones fortuitas, son el resultado de políticas públicas intencionalmente mal aplicadas y con constantes recortes presupuestales.

Por eso, los enemigos de los mexicanos ni siquiera es la delincuencia organizada, mucho menos la CNTE, los migrantes ni los Zapatistas, el enemigo más peligroso de los mexicanos es la clase política, voraz y modelo del despojo.
Compartir en:

Anonymous México

Comentarios Recientes: