Anuncio
Anuncio
Anuncio


El maíz en México es un alimento básico en la dieta diaria de la población en todos los estratos sociales. Se consume principalmente en forma de tortillas. La tortilla es considerada como un alimento de primera necesidad por un porcentaje alto de la población.




Sin embargo existen muchos mitos y verdades sobre el consumo de este alimento básico en la dieta de los mexicanos. Respecto a dicha creencia, debe saberse que nutriólogos expertos consideran que, como sucede con todos los alimentos, lo que causa obesidad no es el alimento en si, sino la forma y cantidad en que se consume.

La tortilla contiene hidratos de carbono, fibra, fósforo, calcio, magnesio, hierro, potasio, manganeso, tiamina, rivoflamina, vitamina B6, niacina y ácido pantoténico, que cada uno en sus respectivas proporciones es necesario para el organismo.




El factor obesidad, detallan expertos, se relaciona a la tortilla cuando se fríe en aceite o manteca para consumirla como totopos, quesadillas o tacos dorados, así como cuando se le adicionan complementos como la crema.

Lo ideal es pues consumir la tortilla en su forma natural y de acuerdo a la edad, la constitución física y el tipo de actividad que realiza cada persona, recomienda la Profeco en su página web.

Cuando se está bajo una dieta rígida con el objetivo de perder peso deben consumirse máximo dos tortillas diarias, si se está bajo un plan de mantenimiento menos restrictivo se permiten tres tortillas diarias y si se realizan actividades físicas al menos cuatro veces a la semana pueden consumirse hasta seis tortillas al día.

Como dato, vale saber que la tortilla de maíz tiene tan sólo de 72 a 78.4 calorías, por lo que puede ajustarse a los planes alimenticios basados en el requerimiento calórico de cada persona.

Incluso estudios científicos de universidades de prestigio han comprobado que el consumo de productos procesados o alimentos "bajos en grasas" son dañinos para la salud del ser humano.

Es que los lácteos son, básicamente como comer carne. Tienen los mismos nutrientes, grasas, colesterol, proteínas y poca fibra. La diferencia principal es que los lácteos causan enfermedades autoinmunes y alergias, por ejemplo. La gente come sin culpa porque cree que son buenos para su salud. Tanto la obesidad como los problemas cardíacos, la diabetes tipo 1 y 2 y las infecciones pueden ser producto del consumo de lácteos.

Por otra parte, se relaciona a la leche y derivados con la obtención del calcio, como si fuera la única fuente que podemos encontrar los humanos para mantenernos saludables. Lo cierto es que si bien los lácteos tienen proteínas y calcio, también se ha comprobado que son la causa de la osteoporosis, porque lo que proporciona al cuerpo provoca balances negativos no positivos en el organismo. Para resumir, la leche tiene varios componentes que necesitas, pero no precisas la leche para obtenerlos. La acelga, por ejemplo, tiene más cantidad de calcio que la leche y la carne juntas.
Compartir en:

Anonymous México

Comentarios Recientes: